Cómo usar técnicas narrativas para elaborar mejores Tweets

Nick Reese

By Nick Reese

enero 21, 2019
persona que sostiene una pila de libros

En cuestiones de marketing, no siempre es el mejor producto el que gana. A menudo gana la mejor historia.

Por mucho que nos guste pensar que nuestras decisiones de compra son racionales, lógicas y cuidadosamente sopesadas, por lo general, la decisión de concretar una compra suele depender de si creemos o no en la historia de una marca. Cuanto mejor cuentes la historia de tu marca, más claridad tendrán los clientes en cuanto a cómo tu marca se ajusta a sus propias narrativas personales.

Elementos de una historia

No importa si estás escribiendo una novela o un Tweet; todas las estructuras narrativas comparten los mismos elementos:

  • Marco narrativo: ya sea durante una mañana deprimente de domingo en el centro de Chicago o en una galaxia lejana hace mucho, mucho tiempo, todas las historias transcurren en determinado tiempo y lugar. De la misma manera, debes explicar en qué momento y lugar tu producto es más necesario y más usado.
  • Personaje: todos los personajes de una historia tienen un propósito. Imagina que tu producto es un personaje, en lugar de una simple herramienta o servicio, y luego piensa de qué manera podría tu marca ser un personaje secundario en la historia de tu cliente.
  • Argumento: se refiere a lo que hacen los personajes en el contexto de la historia durante la persecución de un objetivo. En el caso de las marcas, el argumento puede comenzar con el descubrimiento inicial de un problema y finalizar cuando el cliente usa tu producto y resuelve su problema.
  • Conflicto: los conflictos son obstáculos en la vida, pero también son los que dan interés a una historia. Sirven para mantener la implicación emocional de las personas en el argumento. Usa el conflicto para demostrar que entiendes los problemas de tu cliente y, lo que es más importante, que puedes ayudarlo a superarlos.
  • Arco: las historias tienen un principio, un nudo y un desenlace. En el caso de tu marca, tal vez te resulte tentador mostrar directamente a los consumidores disfrutando de tu producto. Sin embargo, te conviene utilizar el arco narrativo para que tus clientes experimenten la tensión dramática que se genera a partir del planteamiento, el aumento de la tensión y el clímax de la historia de tu marca.

Usar Twitter para contar la historia de tu marca

Gracias a la flexibilidad de Twitter, hay muchas maneras de incorporar elementos narrativos en tu feed:

  • Usa los Momentos de Twitter para recopilar y seleccionar varios Tweets a fin de contar una historia en torno a un tema o a una conversación que sea relevante para tus seguidores.
  • En lugar de usar una sola imagen en tu Tweet, usa varias fotos en el mismo Tweet para crear un arco narrativo.
  • Según nuestro análisis de 3,7 millones de cuentas, los Tweets con video atrajeron diez veces más interacciones que los Tweets sin video. Esto se debe a que el video es el medio perfecto para las narraciones, ya que permite que las marcas introduzcan rápidamente el planteamiento, los personajes, el argumento y el conflicto en un arco narrativo que puede durar desde unos poco segundos hasta un par de minutos.
  • Si publicas un hilo de Tweets, puedes crear una secuencia de Tweets que se leerán como si fueran uno solo. Esto te permite desglosar la historia principal de la marca en trozos digeribles, al tiempo que les da a tus seguidores la oportunidad de retwittear y comentar las partes específicas de la historia que les parezcan más interesantes. Combina los Tweets de un hilo en un Momento de Twitter para sacar el máximo provecho de tus esfuerzos.

 

 


¿Estás listo para anunciarte en Twitter?